viernes, 19 de agosto de 2011

Desarrollo del casco urbano de Quesada.

clic para ampliar



Al igual que en cualquier otra localidad, la evolución del recinto urbano de Quesada está definida por factores geográficos, la morfología del lugar  y por factores históricos, su propia historia y la del entorno.

Factores Geográficos.

Quesada se asienta en la falda del Cerro de la Magdalena sobre un pequeño promontorio ovalado y rodeado a cierta distancia por el río. Hacia el norte, este y oeste hay fuertes pendientes. Hacía el sur y suroeste terreno con pendientes medias cortado por barrancos que bajan perpendiculares al río en dirección oeste a este.  Observando el plano de curvas de nivel en el que se ha prescindido de toda edificación para dejar desnudo y virgen el suelo urbano, se pude comprobar la configuración descrita.

El crecimiento ha sido obligatoriamente hacia el sur. En las otras direcciones el “vacío” creado por las fuentes pendientes y cuestas  lo han dificultado hasta hoy. Hacía el sur solo era necesario rellenar y saltar cada uno de los barrancos que cortan el terreno. Estos  barrancos son el del Pozairón que corre delante de los arcos, el de los Postigos y el de los Burros. Los tres en algún momento han constituido obstáculos naturales que han limitado el ensanche. Cuando los aumentos de población lo han requerido (y las posibilidades técnicas y económicas lo han permitido), se ha rellenado cada barranco saltado al otro lado y colonizando el terreno disponible hasta el barranco siguiente donde de nuevo se ha frenado temporalmente el crecimiento.
 
clic para ampliar
                                   


Factores Históricos.

Con las conquistas de Fernando III  la antigua población islámica es saqueada y se destruyen sus defensas. Quesada pasa varias veces de unas manos a otras en un periodo de absoluta inseguridad y seguramente de importantes destrozos materiales y humanos. Hasta principios del siglo XIV con la conquista de Tíscar y la dependencia de Úbeda no se alcanzan una cierta estabilidad, pero ciertamente relativa pues la guerra continua con frecuentes lances y enfrentamientos: la quema del Arrabal en 1406 o la entrada de 1469 en tiempos de Mulhacén p. ej. Quesada es frente y frontera, la escasa población se refugia dentro de las pequeñas murallas y con alguna excepción no se atreve a cultivar tierras que no estén inmediatas a la protección de los muros.  El resto del término está baldío o se dedica a la ganadería extensiva (y de alto riesgo).

Con la Toma de Granada se acaba la guerra. Apenas volverá pasajeramente durante la sublevación morisca de 1568-71. La paz abre un periodo en el que se roturan  y ocupan nuevas tierras alejadas de la villa  y de sus defensas. Crece la superficie cultivada, crece de forma rápida la población y se urbanizan espacios extramuros. Ni las casas ni las tierras de cultivo precisan ya de la protección de las murallas. Cuando en 1564  se produce la separación de la jurisdicción de Úbeda, la nueva villa libre y exenta tiene 1.263 vecinos (cuatro o cinco mil habtantes, en todo el término).

La etapa de crecimiento se agota con el siglo. Quesada entra en un largo periodo de decadencia y estancamiento que dura hasta bien entrada la segunda mitad del s. XIX. Las razones son en buena medida de carácter general y desbordan el ámbito de estas reflexiones. Los datos de población del Catastro de Ensenada y del diccionario de Madoz muestran como en este largo periodo la población se estanca. No hay en consecuencia crecimiento urbano.
 
A finales del s. XIX la población vuelve a crecer de forma importante, se ocupan todas las tierras que es posible roturar, se ponen en cultivo latifundios procedentes de las desamortizaciones. El periodo culmina con las grandes convulsiones sociales de los años treinta y se agota en los años cincuenta con la emigración masiva fuera de la localidad. Quesada alcanza su máximo histórico de habitantes en el censo de 1950 con 12.397 habitantes de derecho y 12.224 de hecho.

La emigración inicia un descenso imparable de la población, descenso que se mantiene hasta hoy, 6.006 habitantes de derecho en el censo de 2001.  En paralelo a ese descenso hay un aumento en el nivel de vida, fenómeno que se acentúa a mediados de los años ochenta. Con el aumento del nivel de vida y con los cambios sociopolíticos de la época se generan nuevas necesidades. Así, aumentan de forma importante los equipamientos sociales, colegios, zonas verdes, zonas deportivas, etc, todos ellos grandes consumidores de metros cuadrados de suelo. Las familias siempre numerosas que se hacinaban en pequeñas viviendas que hoy consideraríamos infraviviendas, pasan a nuevos alojamientos de más calidad y aunque también se sustituyen (mini) viviendas unifamiliares por edificios de pisos, los metros cuadrados por habitante aumentan. Finalmente, el mayor nivel de vida ha permitido que numerosas personas oriundas mantengan las antiguas viviendas familiares o bien que adquieran otras de reciente construcción como segundas viviendas.

Todas estas causas explican, al menos en parte, la paradoja de que un fuerte descenso de la población se haya acompañado por un gran crecimiento del casco urbano: Entre los años 1950 y 2.010 la población se ha reducido a la mitad y la extensión del pueblo se ha duplicado. Aumenta el consumo de metros cuadrados como aumenta el consumo de bienes y servicios, el de energía, el de alimentos de calidad, el de ocio o vehículos.  Que duda cabe que además en el proceso ha  influido en los últimos años la locura constructiva y especulativa general a todo el país.
 

Fases en la evolución del casco urbano.

Del cruce de factores geográficos e históricos se pueden definir, a mi criterio, las fases en la evolución del casco urbano de Quesada que se describen y que están dibujadas en el primer gráfico:

1.- QUESADA MEDIEVAL.

Durante el s. XIII subsiste apenas el recinto amurallado del Alcázar, sobre la calle del Cinto y Alcaidía. Con la relajación de los peligros militares se edifica en el s. XIV el Arrabal, calle Adentro, y se alcanza el primero de los barrancos.

2.- S.XVI

Fin de la Guerra de Granada, desaparecen las necesidades defensivas. Crecimiento de la población. Se salta el primer barranco trazándose la calle Nueva como eje principal hasta la Plaza Pública. Rodeando esos elementos aparecen nuevas calles que forman el denominado barrios de Las Cuestas. También extramuros nace un pequeño barrio, Albaicín, debajo de las viejos defensas del Alcázar y Arrabal.
 
3.- S.XVII-MEDIADOS S.XIX

Estancamiento de la población, crecimiento urbano nulo o muy escaso. En el plano de Francisco Coello hacia 1.850 se observa como en 250 años apenas ha crecido la superficie edificada. El centro de gravedad de la vida local pasa definitivamente a la Plaza y sus alrededores.

4.- FIN S. XIX- MEDIADOS S.XX

Crecimiento de la población. Se maciza el espacio ocupando toda la superficie disponible hasta el barranco de los Postigos. Se edifican los bordes de la zona consolidada hacia el norte y este,  prácticamente hasta sus límites actuales. Inicio del crecimiento hacia el suroeste.

5.- AÑOS 60 Y 70

Utilizado todo el suelo disponible hasta el barranco de los Postigos, se habilita su paso y se traza la Avenida de Almería hasta el barranco de los Burros. Se profundiza la ocupación del nuevo espacio, Plaza de Abastos, que ya se había iniciado con la  carretera de Tíscar.  Construcción de las Casas Nuevas.

6.- AÑOS 80 Y 90

Continúa la ocupación del suelo hasta el barranco de los Burros, donde nuevamente se detiene el crecimiento urbano: viviendas entre la carretera de Tíscar y la de Huesa, bajo la Avenida de Almería, etc.

7.- 2000 EN ADELANTE

Se rellena el barranco de Los Burros urbanizándose en muy pocos años la nueva superficie disponible que se dedica a viviendas unifamiliares  y equipamientos.
 
Finalmente hay resaltar que el salto de cada barranco hasta “llevar la frontera” al siguiente se ha producido en procesos de duración extremadamente dispar. El primero de los tres saltos, hasta el barranco de los Postigos duró prácticamente cuatrocientos años. El segundo hasta el barranco de los Burros apenas cuarenta. El tercero,  más allá de este último Barranco casi se ha completado en apenas diez años.


No hay comentarios:

Publicar un comentario